Photo
Motel Bates
Photo Set

Mortal Kombat X

Photo Set

Prípiat; antes y despues

Photo Set

The Evil Within :  Bethesda, que haria sin tus juegos <3

Audio
Photo Set

La Belleza del Olvido

Photo Set

Xbox, a través de su cuenta de Twitter, sugiere que TLOZ aparecerá en sus consolas


Sólo es una suposición, pero no deja de asombrar que Microsoft haga mención de un título exclusivo de Nintendo. ¿De qué se trata?

En su cuenta de Twitter, Xbox hace una simple pregunta: Si únicamente pudieras jugar un solo juego de Zelda„ ¿cuál sería?

Siendo muy estrictos sólo es una simple pregunta, por pura curiosidad malsana de saber qué harías en ese hipotético caso. Por otro lado hace que nos preguntemos ¿qué tienes entre manos Microsoft?

Photo Set

Xbox, a través de su cuenta de Twitter, sugiere que TLOZ aparecerá en sus consolas


Sólo es una suposición, pero no deja de asombrar que Microsoft haga mención de un título exclusivo de Nintendo. ¿De qué se trata?

En su cuenta de Twitter, Xbox hace una simple pregunta: Si únicamente pudieras jugar un solo juego de Zelda, ¿cuál sería?

Siendo muy estrictos sólo es una simple pregunta, por pura curiosidad malsana de saber qué harías en ese hipotético caso. Por otro lado hace que nos preguntemos ¿qué tienes entre manos Microsoft?

Photo Set

Murdered: Soul Suspect

Text

El Hospital Juárez del Centro, está en edificio que data desde la Conquista, cuando Fray Pedro de Gante fundó las cuatro primeras iglesias, de las cuales, una fue denominada Parroquia de los Indios de San Pablo, que estuvo a cargo de los padres franciscanos. Es interesante saber que en este lugar se fundó la primera biblioteca de la Nueva España, y que fue ahí mismo donde se comenzó la era de la astronomía en el México conquistado; ya que ahí llegaron los primeros Astrolabios e instrumentos astrológicos del Viejo Mundo, mismos que sirvieron para los primeros estudios en la Nueva España.

Cuenta la leyenda del hospital que es recorrido constantemente por una enfermera fantasma; de ahí procede el otro nombre con el que es conocida esta leyenda: “La Enfermera Visitante”. Esta leyenda es de las más populares del siglo XX, en México; esta versión argumenta que, el exceso de trabajo y el escaso personal, hacía que por cansancio se quedaban dormidas las enfermeras y al despertar apresuradas para atender a los heridos de la guerra, se encontraban con la novedad de que ya habían sido atendidos por una enfermera que nadie conocía. En medio del furor de la guerra injusta que culminó con la pérdida del 52 por ciento del territorio mexicano al firmarse los Tratados Guadalupe Hidalgo, algunos trabajadores y militares se pusieron de acuerdo para seguir a la mujer que les brindaba cuidadosa atención, y se espantaron al ver que desaparecía a escasos metros del Hospital.

La otra version de cómo ocurrieron los hechos que dieron origen a la leyenda narra que una enfermera de nombre Eulalia entró a formar parte del personal del hospital aproximadamente a mediados del siglo XX, y en poco tiempo se ganó la simpatía y el afecto del personal médico y administrativo.

La joven enfermera era de buena presencia, y vestía su ropa siempre con una blancura impecable, y muy bien almidonada y planchada.
Era entregada a su vocación por atender a los pacientes, en una ocasión el Director del hospital llamó al personal porque iba a presentar a un médico de nuevo ingreso, pero sin embargo ella no acudió al llamado porque se encontraba atendiendo a un paciente.
El médico recién llegado se llamaba Joaquín, era joven y recién egresado, y después de un corto tiempo en el hospital se rumoraba que era orgulloso y envanecido. Cierto día se le encomendó a la enfermera Eulalia que auxiliara al Doctor Joaquín, quien iba a extraer una bala a un paciente que llegaba de urgencia.
Dicen que Eulalia quedó impactada al conocer al Doctor Joaquín, y que después de colaborar con el mencionado médico no dejaba de hablar de sus ojos y de lo bien parecido que era. A pesar de que muchas personas le recomendaron que no se enamorara del galeno, en poco tiempo se hicieron novios, aunque la relación no era equitativa: ella le entregaba todo su amor y él era fanfarrón, y coqueteaba con otras enfermeras.
Pasaron meses e incluso más de un año, y el Doctor Joaquín le dijo que se casarían. Ella se emocionó mucho y comenzó a ilusionarse con la boda.
Un día, él le pidió que le guardara un traje de etiqueta porque iba a ir a una elegante recepción al día siguiente. Ella accedió, y así al otro día él la visitó en su casa, donde se cambió y al terminar conversaron un rato. Eulalia le comentó que había olvidado mencionarle que a la mañana siguiente iba a salir temprano de viaje pues tenía un seminario al norte del país que duraría 15 días.
A la enfermera Eulalia le extrañó un poco que no le hubiera mencionado nada Joaquín acerca del viaje con anterioridad, pero le deseó buen viaje y se despidió del él.
A la semana, ella ya lo extrañaba mucho, y un enfermero del hospital conversó con ella y le confesó que tenía interés de que ella lo acompañara a una fiesta, pero ella le dijo que no podía hacerlo, pues estaba comprometida con el Doctor Joaquín, a lo que él le respondió que cómo iban a estar comprometidos si él se acababa de casar y estaba en su viaje de bodas, además que había renunciado a su trabajo y se iba de la ciudad.
La enfermera Eulalia no pudo evitar sumirse en una profunda depresión por el engaño en el que había sido víctima. Dicen que comenzó a llegar tarde al trabajo, descuidó a algunos enfermos, e incluso hay quienes mencionan que se le llegaron a morir por su desatención.
Pasó el tiempo, y ella cayó en cama por una enfermedad que la llevó más tarde a la tumba, en el mismo hospital donde trabajaba.
Después de un tiempo, comenzaron a suceder hechos extraños, como que una mañana un paciente que estaba grave amaneció muy bien, y le dijo a la enfermera:
-Gracias por sus cuidados, la medicina que me dio me mejoró mucho.
Sin embargo, la enfermera no había ido en la madrugada.
En otra ocasión, una paciente también mencionó que una enfermera vestida con ropa muy bien almidonada (de ahí su apodo: “La Planchada”), había ido durante la noche a darle unas pastillas.
Así comenzaron a ser comunes las narraciones de las visitas de la fantasmal enfermera a quien llamaron desde entonces “La Planchada”. El personal del hospital se familiarizó con las apariciones de Eulalia, quien en las noches circulaba por los pasillos, entraba a los cuartos, y nadie duda que hasta haya sido auxiliar en alguna de las de cirugías.image

image